Rapto de Europa por los “mercados”.   Leave a comment

 actor.jpg Zeus, en una espléndida mañana de primavera  y mientras desde los alto de los cielos observaba sin gran atención la tierra, vio de repente un  espectáculo fascinante. Europa se había despertado temprano, turbada por un sueño, lo mismo que Io hizo antes. Pero esta vez no se trataba de un dios que iba a enamorarse de ella, sino de dos continentes, cada uno de los cuales intentaba poseerla en forma de mujer: Asia, que pretendía tener derecho de propiedad porque le había dado nacimiento y el otro, todavía sin nombre que declaraba que Zeus debía darle la muchacha. 

Despierta ya y libre de esta extraña visión, de que estuvo presa al amanecer- el momento más propicio para que los sueños se apoderen de los hombres- Europa decidió no volver a dormirse, sino llamar a sus nobles compañeras, de la misma edad que ella, y les propuso ir a correr por los floridos prados a orillas del mar. Era el lugar preferido para sus reuniones, para danzar, bañarse o recoger flores.  

Como allí había muchas, tomó cada una su cestillo. El de Europa estaba delicadamente labrado en oro con relieves que representaban – el hecho merece destacarse- la historia de Io, sus viajes en figura de vaca, la muerte de Argos, y por fin, Zeus tocándola ligeramente con su mano y devolviéndole su forma humana. Era, sin duda, una maravilla digna de admiración, obra de un personaje famoso, Hefasito,el célebre forjador del Olimpo. Aunque el canastillo era precioso no lo eran menos las flores que debán llenarlo: olorosos narcisos, jacintos, violetas, azafranes amarillos y sobre todo rosas silvestres de un esplendedor carmesí. Contentas, las muchachas seguían recogiendo las flores de prado en prado. Aparecían maravillosamente bellas, pero Europa sobresalía de todas ellas como la diosa del Amor sobrepasa al as Gracias en esplendedor. Y fue precisamente esta diosa del Amor la que provocó los acontecimientos siguientes.

Acodado en las balaustradas celestiales , Zeus contemplaba este magnífico espectáculo, el único que conseguía atraer al dios. El malicioso Cupido tomó su arco y con una flecha atravesó el corazón de Zeus, quien al momento quedó presa de desenfrenado amor por Europa.

Aunque Hera se hallaba a la sazón ausente, creyó más oportuno obrar con prudencia y juzgó más inteligente transformarse en toro para presentarse ante Europa. No apareció como uno de aquellos toros que vemos en un establo o pacen en el prado, sino como un ejemplar magnífico, nunca visto hasta entonces ni se vería jamás, con una capa color castaño, su testuz marcada por un disco plateado y en lo más alto un cuerno en forma de media luna. Se acercó tan sigilosamente que las muchachas ni siquiera se asustaron al verlo, sino que lo rodearon y le llenaron de caricias, aspirando ansiosas el perfume que exhalaba y que vencía en fragancia a las flores de la pradera.Se volvió hacia Europa y mientras ella le largaba gentilente su mano profirió un mugido tan armonioso que ninguna flauta podría producirlo mejor.

En seguida se postró a sus pies, presentándole su lomo. Ella gritó a las demás para que se aproximaran y montaran juntas.   “ Porque, yo sé que nos podrá llevar a todas; parece tan dulce , tan gentil a la vista, se asemeja más a un hombre que a un toro. Aunque no habla.”

Ella se agarró sonriente al lomo. Las demás, aunque se dieron prisa no consiguieron hacer lo mismo. El toro dio un soberbio brinco y se lanzó a carrera tendida hacia el mar. Más que por dentro, volaba a ras de las extensas aguas. Las olas se iban apaciguando a sus paso y toda una procesión de seres surgía de las profundidas y le seguía.  Eran extrañas divinidades marinas, Nereidas, que cabalgaban sobre delfines, tritones que soplaban en las conchas y el Poderoso Señor del mar, el mismo hermano de Zeus.

Espantada a la vista de estas sorprendentes criaturas más que por las aguas turbulentas que por todas partes la rodeaban, Europa se agarraba con una mano a la cornamenta del toro mientras con la otra recogía su ropaje púrpura para evitar mojárselo y los vientos…. ” Hinchaban  sus pliegues a guisa de vela levantada sobre un barco y con suavidad la hacían bogar

No puede ser un toro, sino un dios, pensaba Europa, y le suplicaba piedad para ella y que no la abandonara en tierra extraña. Él le respondió, demostrando que ella había reconocido su verdadera personalidad. Le pidió que no se asustara, pues era Zeus, el más grande de los dioses y que todo cuanto hiciera en aquel momento estaba inspirado en el amor.  La depositó en Creta, la isla donde su madre la tuvo oculta desde su nacimiento para librarlo del furor de Crnos,su padre. Ella le daría… ” Hijos gloriosos, cuyos cetros proclamarían su poder sobre todos los hombres de la tierra.”

Todo pasó como Zeus había dicho. En seguida divisaron Creta y cuando llegaron las Estaciones, guardianas de las puertas del Olimpo, prepararon la muchacha para las bodas. Sus hijos fueron célebres en uno otro mundo y dos de ellos, Minos y Radamanto, llegaron a ser jueces de los muertos en premio a la justicia que manifestaron sobre la tierra. Pero el nombre de Europa ” la de ancho rostro” es el más conocido

Los mercados ya no toleran lo que llamamos Estado de bienestar y lo quieren demoler. ¿Por qué sigue estando la solucion de la crisis en manos de los que nos han metido en ella? Los gobernantes europeos han actuado siempre desde arriba y a puerta cerrada. Europa la han hecho entre unos pocos al considerarla demasiado complicada o demasiado importante como para dejarla en manos de sus ciudadanos.  Acercar a Europa a los ciudadanos, implican a éstos en la elección de un auténtico gobierno europeo y en la definición de sus políticas, va a requirir una enorme dosis de audacia política y determinación. Determinación para apostar muchos más recursos al presupuesto comunitario destinado a la formación, al intercambio de jóvenes, a  la cultura, la innovación y también a la defensa común. Los ciudadanos nos resistimos a convertirnos en mercancía.  Las estructuras gubernamentales gestionadas por políticos y diplomáticos, deberían abrirse de una vez por todas a la sociedad y a los ciudadanos. Y así liberar Europa para que levante de nuevo el vuelo con fuerza y ambición. Como el mito….

Leer el resto de esta entrada »

Publicado junio 16, 2012 por actorsecundario en Uncategorized

Déjame soñar. Fibromialgia   6 comments

John Lennon dijo: “La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes”.

La fibromialgia es un padecimento desconocido o mal entendido por la mayoría de los médicos y por la sociedad en general
Esta ignorancia conduce inevitablemente a un maltrato persistente hacia la multidud de personas que la padecen. Afecta sobretododo a mujeres. Se caracteriza por dolor en diversas partes de cuerpo, cansancio que no mejora con el reposo, insomnio, hormigueo o calabres en brazos o piernas e hipersensibilidad a la presión en diferentes partes del cuerpo.
El dolor difuso es la manifestación fundamental de la fibromialgia. Se acompaña de sensaciones desagradables, como pinchazos, ardor, quemazón, calabres o dolor de cabeza.: fatiga, sueño no reparador, dificultades para concentrarsey para tener un pensamiento claro, sequedad en ojos y boca, palpitaciones con dolores en la zona del corazón, mareos y desmayos,  intestino irritable, manos frías y amoratadas,cistisisno infecciososa, dolor vaginal, alteraciones inmunológicas, la ansadas es fecuenta, impacto psicológico.
El diagnóstico de fibromialgia no es sencillo . El padecimiento es susceptible de ser confundido con otras enfermedades.
Hay evidencias contundentes que demuestran que el dolor de la fibromialgia es real.
En resumen, los síntomas que provoca la fibromialgia dificultan la realización de actividades laborales.
No lo olvidéis. Hablémosnos , busquémonos, escuchémonos para evitar que las personas que sufren el dolor en cualquier de las sus manifestaciones tengan que sufrir también el dolor de sentirse solas e incomprendidas.

Carpe diem….

Publicado mayo 13, 2011 por actorsecundario en Uncategorized

LLenar el silencio con vida   8 comments

Si puedes… Rudyard Kipling

 

Si puedes conservar tu cabeza, cuando a tu alrededor todos la pierden y te cubren de reproches,

si puedes tener fe en ti mismo, cuando duden de ti los demás hombres y ser indulgente con su duda,

si puedes esperar, y no sentirte cansado con la espera,

si puedes, siendo blanco de falsedades, no caer en la mentira, y si eres odiado, no devolver el odio, sin que te creas, por eso, ni demasiado bueno, ni demasiado cuerdo…

Si puedes soñar sin que los sueños imperiosamente, te dominen.

si puedes pensar, sin que los pensamientos sean tu objeto único.

Si puedes encararte con el triunfo y el desastre, y tratar de la misma manera a esos dos impostores.

Si puedes aguantar,  que la verdad por ti expuesta la veas retorcida por los pícaros, para convertirla en lazo de los tontos.

o contemplar que las cosas a las que diste tu vida se han deshecho, y agacharte y construirlas de nuevo, aunque sea con gastados instrumentos…

Si eres capaz de juntar, en un solo haz, todos tus triunfos y ganancias,

y arriesgarlos, a cara o cruz, en una sola vuelta,

 y si perdieras, empezar otra vez como cuando empezaste,

 y nunca más exhalar una palabra sobre la pérdida sufrida.

Si puedes obligar a tu corazón, a tus fibras y a tus nervios, a que te obedezcan aún después de haber desfallecido,

y que así se mantengan, hasta que en ti no haya otra cosa que la voluntad gritando: “¡Persistir, es la orden!”.

Si puedes hablar con multitudes y conservar tu virtud, o alternar con reyes y no perder tus comunes rasgos,

si nada, ni enemigos, ni amantes amigos ,puede causarte daño,

si todos los hombres pueden contar contigo, pero ninguno demasiado,

si eres capaz de llenar el inexorable minuto, con el valor de los sesenta segundos de la distancia final.

tuya será la Tierra…

Publicado febrero 25, 2011 por actorsecundario en Uncategorized

Traigo escritos de mis innúmeros sueños…   2 comments

Bellesa fatal! Semblaves

El fantasma d’algun somni horrendo

Extrems d’horror i amor

Alternats es mouen sobre els nostres sentits.

Mentre, absortos i embaladits, vam contemplar

Les horribles espirals que juguen a la teva al voltant,

I marquen el teu salvatge, duradora, somriure.

 Que no és il·luminada per cap foc mortal,

Formada per a atreure totes les mirades cap a tí,

 Que acabarà sent el nostre fulminant infortunio;

 El teu misteriós poder per a congelar

I per a robar la calor de la sang de la vida,

 Per a petrificar l’argila mortal

En el seu primer centelleig de salvatge consternació,

 És un horrible regal per a algú com tu,

Maleïda amb una destinació plena d’odi.”

 

 (Belleza fatal! Parecías el fantasma de algún sueño horrendo.Extremos de horror y amor. Alternados se mueven sobre nuestros sentidos. Mientras, absortos y embelesados, contemplamos las horribles espirales que juegan a tu alrededor. Y marcan tu salvaje, duradera, sonrisa. Que no es iluminada por ningún fuego mortal. Formada para atraer todas las miradas hacia tí. Que acabará siendo nuestro fulminante infortunio. Tu misterioso poder para congelar y para robar el calor de la sangre de la vida. Para petrificar arcilla mortal, en su primer destello de salvaje consternación. Es un horrible regalo para alguien como tú. Maldecida con un destino lleno de odio…)


¿A donde van los patos en invierno? (“El guardián entre el centeno”).

Publicado enero 27, 2011 por actorsecundario en Uncategorized

John Lennon – Just like starting over   Leave a comment

Publicado diciembre 11, 2010 por actorsecundario en Uncategorized

Orfeo y Eurídice…. (siempre adelante, no te detengas)   3 comments

“…. allí vi a Orfeo”,  escribe Dante en su “Comedia”, y al que la crítica dio el nombre de “Divina” a partir del siglo XVI.

Este episodio de Orfeo y los Argonautas nos los relata únicamente Apolonio de Rodas, poeta griego del siglo III. Son dos poetas romanos, Virgilio y Ovidio, quienes en el mismo estilo nos cuentan el resto de esta historia…

Los primeros músicos fueron los dioses. Atenea no sobrasalía en este arte, pero  fue ella la que inventó la flauta, si bien jamás la utilizó. Hermes creó la lira, que regaló a Apolo, quien hace brotar tan dulces melodías que cuando toca en el Olimpo los dioses olvidan sus cuitas. Para este mismo Hermes construyo el pífano (flauta de sonido muy agudo) cuya música era encantadora. Pan creó la flauta de caña, cuyo canto es dulce como el del ruiseñor en primavera. Las Musas no poseían instrumentos propios, pero tenían bastante con sus voces inigualables.

Existían también algunos mortales, artistas consumados, hasta el punto de igualar e incluso sobrepasar a los divinos ejecutantes. Entre éstos se cuenta Orfeo, que fue el más grande. Por parte de madre era más que un mortal, pues era hija de una Musa y de Eagro, rey de Tracia. Había obtenido de su madre el don de la música, que Tracia, país donde nació, aún conserva, pues los tracios eran el pueblo más musical de Grecia. Orfeo no tenía rival en ninguna parte, salvo entre los dioses. Cuando cantaba o tocaba, su poder no conocía límites y ni cosa ni persona eran capaces de resistirle.

” En los bosques profundos y tranquilos de las montañas

                                                                                   de Tracia

Orfeo, tocando su lira, entretenía a los árboles,

Y las bestias salvajes del desierto acudían a sus pies”

Todo ser animado o inanimado le seguía: las rocas y las colinas se desplazaban y los ríos cambiaban su curso

Sabemos poco de su vida hasta el infortunado matrimonio que, más que su música, le ha hecho célebre, pero tenemos noticia de que tomó parte en una expedición famosa en la fue de gran utilidad. Con Jasón, cruzó el mar en la nave Argos y mientras los héroes estaban cansados, pues el trabajo de los remos era muy penoso, Orfeo hacía vibrar su lira; con ello, un nuevo ardor les invadía y sus remos golpeaban el mar al ritmo de la melodía. Cuando amenazaba alguna discusión, pulsaba su instrumento de dulces y apaciguantes sones y los más violentos se calmaban y olvidaban su cólera…

Gracias a él, los héroes se salvaron de las Sirenas cuando su canto mágico les llegó un día a caballo de sus olas. Olvidados de cualquier otro pensamiento, fueron presa de un deseo desesperado de oírlas por más tiempo y dirigieron su nave hacia el acantilado donde habitaban las Sirenas. Pero Orfeo, pulsando su lira, interpretó una melodía tan clara y vibrante que ahogó el sonido de aquellas voces hechiceras y fatales. La nave volvió a su ruta y los vientos la llevaron lejos de aquel lugar peligroso. A no ser por Orfeo, los Argonautas hubieran dejado sus huesos en la isla de las Sirenas.

Nada hemos dicho todavía de cómo encontró a la muchacha que amaba, Eurídice, pero ninguna muchacha distinguida por él habría podido resistir su canto. Se desposaron, pero su dicha fue breve y acabó en dolor. Cuando la joven esposa iba con sus doncellas de honor por un prado, una víbora le mordió en un pie y murió. El dolor de Orfeo fue tan agobiante que no pudo resistirlo y decidió bajar al reino de los Muertos para arrancar de allí a Eurídice. Se decía :

“Con mi canto

Embrujaré a la hija de Deméter,

Hechizaré al Soberano de las Sombras;

Enterneceré sus corazones con mi melodía

Y llevaré a Eurídice lejos del Hades” 

Se atrevió por amor a lo que ningún hombre jamás había osado: emprender el terrible viaje al mundo subterráneo . Llegó allí, hizo resonar su lira y toda aquella vasta multitud, presa del encanto, quedó inmóvil. Cancerbero descuidó su vigilancia, la rueda de Ixón cesó en sus vueltas, Sísifo se apoyó sobre su piedra, Tántalo olvidó su  sed y, por primera vez, las caras de las Furias, diosas del terror, se cubrieron de lágrimas. El señor del Hades y su reina se acercaron para escucharle mejor. Orfeo cantó:

” ¡Oh dioses que gobernáis el mundo de sombra y de silencio, todo el nacido de mujer debe venir a nuestro reino

Toda belleza debe bajar un día a vuestro imperio.

Breve momento retardamos en la tierra

Y después os pertenecemos para siempre.

Pero lo que yo busco ha venido aquí demasiado pronto

Ha sido cortada antes de que floreciera su retoño.

He intentado en vano soportar mi pérdida;

El  Amor es un dios excesivamente poderoso. ¡Oh, Rey!

Si es verdad aquel antiguo relato cantado por los hombres

Tú sabes cómo, un día, las flores vieron el rapto de Proserpina.

¡Ea!, teje de nuevo para la dulce Eurídice

El manto de la vida con demasiado premura desgajado del telar.

Mira, solamente te pido

Que me la prestes y no que me la des;

Al terminar estos años terrenales

Será tuya para siempre.

Al embrujo de su voz, nadie le podía negar lo que pedía.

Hizo correr lágrimas ardientes

por las mejillas de Plutón

Y el Infierno le concedió lo que el Amor pedía

Hicieron venir a Eurídice y la entregaron a Orfeo, pero con una condición: no debía volverse para mirarla antes de haber llegado al mundo de los vivos.

Uno detrás del otro atravesaron las puertas del Hades y subieron por el sendero en cuesta que les alejaba de la oscuridad. Sabía perfectamente que ella le seguía, pero deseaba echar tan solo una mirada para asegurarse de ello. Antes de llegar al final de su camino, las sombras se volvieron grises. Un paso más entró, contento y alegre, en la luz del dia. Entonces se volvió. Demasiado pronto; ella se encontraba todavía en la caverna. La vio en la luz indecisa  y le tendió los brazos. Pero en aquel instante se esfumó. Había desaparecido de nuevo en las sombras y no escuchó más que una débil voz: ” Supremum vale (Adiòs para siempre)“.

Intentó desesperadamente lanzarse en su búsqueda para bajar con ella, pero en vano. Los dioses no le permitieron penetrar por segunda vez, vivo, en el mundo de los muertos. Víctima del más grande desconsuelo, tuvo que volver solo a la Tierra. Renunció a la compañia de los humanos y anduvo errante, desde entonces, por las soledades agrestes de Tracia cantando y llorando sus penas a los acordes de su lira. Las piedras, los arroyos y los árboles, entre los que tenía los únicos amigos, le escuchaban complacidos. Un día un grupo de Ménades (bacantes que tomaban parte en las bacanales de Baco) le encontró por casualidad. Estaban en tan furiosas delirio que habían asesinado cruelmente a Penteo, rey de Tebas. Cayeron sobre él, le hicieron pedazos y arrojaron su cabeza en el Hebros, y las aguas del río la arrastraron hasta las playas de la isla de Lebos. Las Musas la encontraron y le dieron sepultura en el santuario de la isla. También recogieron los miembros esparcidos y los depositaron en una tumba al pie del monte Olimpo, en donde, hasta hoy, el canto de los ruiseñores se escucha más dulce que en los demás parajes.

Otra leyenda, transmitida por Paunasias, refiere que Orfeo fue fulminado por el rayo de Zeus por haber revelado los misterios sagrados a los mortales.

Todos los días, muchos hombres y mujeres , bajan al infierno a buscar lo que perdimos  y cuando miramos para atrás, la pérdida es aún más grande.

Hay momentos en los que es importante mirar sólo para adelante, detrás hay cosas bellas momentos inolvidables, pero también aferrarnos a ellos puede convertirlos en nuestra pesadilla.

Júpiter colocó la lira de Orfeo entre las constelaciones, para aliviar las miseras humanas y vencer la indiferencia de las cosas, para canalizar el impulso de  las fieras y arrullar la esperanza de la libertad. 

En sus manos, la lira pacifica la Tierra.

Quantcast

Publicado agosto 29, 2010 por actorsecundario en Uncategorized

El amor creó el mundo   2 comments

 

napi

Porque te quiero a ti,

porque te quiero,

cerré mi puerta una mañana

y heché a andar. 

Porque te quiero a ti,

porque te quiero,

dejé los montes

y me vine al mar.

Grecia está adornada de las más bellas flores silvestres. Nacen por doquier, aunque no es un país rico y fértil en prados ni jardines, donde las flores crecen en su ambiente. Es un terreno pedregoso con colinas sembradas de piedras y ásperas montañas. Pero en este suelo se pruduce una explosión  de flores primorosas y silvestres de infintos colores y formas que sorprende. Las más elevadas cumbres son un tapiz de colores brillantes , de flores que nacen en las quebradas y grietas y en las laderas de las montañas. En cualquier país las flores silvestres pueden pasar inadvertidas, pero en Grecia nunca. (Hoy Grecia arde…)

Hay muchas narraciones que cuentan el destino de jóvenes simpáticos que mueren en lo mejor de su vida para transformarse en flores primaverales, encierran sin duda un primitivo significado oculto entre sombras: Narciso, Jacinto… pero la más celebre  de estas muertas y resurrecciones florales corresponde a Adonis.

Tu nombre me sabe a hierba

de la que nace el valle

a golpes de sol y de agua.

Tu nombre me lleva atado

en un pliegue de tu talle

y en bies de tu enagua.

Cada año, las muchachas de Grecia lloraban su muerte y se regocijaban cuando brotaba su flor, la purpúrea anémona. Afrodita le amó; la diosa del Amor que traspasa con sus flechas el corazón de los dioses y de los hombres,tuvo que sufrir también el mismo tormento.

Afrodita vio nacer a Adonis y en aquel preciso instante se enamoró de él y decidió que debía pertenecerle. Se lo confió a Perséfone, pero ésta se enamoró también de él y cuando Afrodita bajó a a los Infiernos para reclamárselo no quiso entregarlo. Ni una ni otra cedía, pero Zeus cortó la discusión. Decidió que Adonis permaneciera la mitad del año con cada una, en otoño y en invierno con la reina de los Muertos, en primavera con la diosa del Amor y la belleza.

Mientras permanecía con Afrodita ésta sólo buscaba complacerle. Tenía él gran afición a la caza. Frecuentemente, Afrodita abandonaba su carro tirado por cisnes, con el que viajaba por el espacio, para seguirle a través de los bosques, vestida de cazadora

Porque te quiero a ti,

porque te quiero,

aunque estás lejos

yo te siento a flor de piel

Porque te quiero a ti,

porque te quiero,

se hace más corto

el camino aquel.

Pero llegó un dia triste, un dia que por desgracia para ella no le acompañaba y Adonis encontró el rastro de un soberbio jabalí. Con la ayuda de sus perros lo acorraló y arrojó su lanza contra la fiera dejándola mal herida. Antes de que tuviera tiempo de ponerse a salvo, el jabalí, furioso por la sangre que le manaba se abalanzó sobre él y le produjo con sus colmillos una profunda herida en la pierna. Afrodita, que volaba alrededor de la Tierra con su carro alado, escuchó los gemidos de su amante y corrió junto a él . Adonis exhalaba dulcemente su vida con su aliento; manaba sangre en rojas oleadas sobre su carne rosada y sus ojos se velaban. Le tomó en sus brazos, pero Adonis murió sin saber quién le abrazaba. Si cruel fue su herida, la del corazón de Afrodita lo era más todavía. Aún a sabiendas de que no podría oirla más le habló así: ” Tú mueres, amado mío, y mi deseo se ha esfumado como un sueño. Contigo ha desaparecido la joya de mi belleza. Pero debo vivir, porque soy inmortal, y no puedo seguirte. Abrázame, una vez más, dame un último y prologando beso hasta que aspire tu alma con mis labios y me empape de tu amor. Las montañas le invocaban y los perros respondian, ¡ay, ay! por Adonis. Él está muerto. Y la ninfa Eco repetía ”  ¡ay,ay!, por Adonis, Sobre él lloraban todos los Amores y las Musas todas.” 

Pero desde el mundo subterráneo donde Adonis se encontraba no podía oírlas. Tampoco veía la flor que brotaba del lugar donde una gota de su sangre empapó la tierra.

Tu nombre me sabe a hierba

de la que nace el valle

a golpes de sol y de agua.

Tu nombre me lleva atado

en un piegue de tu talle

y en el bies de tu enagua

Porque te quiero a ti,

porque te quiero,

mi voz rompe como el cielo

al clarear.

Porque te quiero a ti,

porque te quiero,

dejo esos montes

y me vengo al mar.

 

Publicado mayo 7, 2010 por actorsecundario en Uncategorized